ODG

Ciudades VS multinacionales


En todo el mundo, y especialmente en Europa, las ciudades se han convertido en un campo de batalla clave contra el creciente alcance y poder de las corporaciones multinacionales, argumenta una nueva publicación colaborativa de organizaciones europeas de la sociedad civil y de medios, que forman parte de la red ENCO.

Desde la privatización del agua hasta Airbnb y Uber, pasando por la lucha contra la contaminación provocada por el diésel y el tráfico, hasta el fomento de una economía “relocalizada” -que no suponga otro negocio para llenar los bolsillos de accionistas remotos-, en Europa se está gestando una batalla que enfrenta a ciudades y ciudadanía contra multinacionales y el poder del mundo financiero.

Una innovadora serie de artículos coordinados por Corporate Europe Observatory (CEO) con sede en Bruselas, el Observatori del Deute en la Globalització (ODG) con sede en Barcelona, el Observatoire des multinationales con sede en París y el Transnational Institute (TNI) con sede en Ámsterdam, facilitado por la European Network of Corporate Observatories (ENCO), ofrecen una mirada integral a esta confrontación crítica entre ciudades (municipios progresistas, sociedad civil organizada y movimientos sociales) y el poder corporativo. Desde Barcelona hasta Berlín y desde Dubrovnik hasta Nápoles, incluye artículos escritos por activistas, periodistas, funcionarios y académicos de varios países europeos, disponibles en inglés, castellano y francés.

La publicación de artículos arranca este jueves 12 de marzo de 2020, con un artículo de Olivier Hoedeman (CEO) sobre el creciente movimiento de contratación pública progresista en diferentes ciudades de Europa y los obstáculos que enfrentan debido a normativas europeas y nacionales. En otro artículo, Laia Forné extrae lecciones de la experiencia de las “ciudades del cambio” en el Estado español en términos de confrontación con corporaciones y poderes establecidos y cómo un municipalismo público-comunitario puede ser clave para la defensa de los bienes comunes. La publicación en castellano será de la mano del medio independiente y cooperativista El Salto, que ha creado un blog especial para toda la serie de artículos #CitiesVSmultinationals.

Esta confrontación entre ciudades y multinacionales es un reflejo de las crecientes presiones sobre las autoridades locales y los espacios urbanos desde la crisis financiera de 2008. Esto incluye medidas de austeridad y recortes presupuestarios, la financiarización de la vivienda, el sobreturismo y cómo está afecta negativamente a la vida en urbes turísticas y cómo impacta el foco puesto en las ciudades por parte de compañías Big Tech y negocios de plataforma. Por otro lado, las ciudades y sus habitantes están desarrollando cantidad de políticas e iniciativas innovadoras y poderosas para responder a los desafíos globales, desarrollar la economía local, reducir su huella climática y ambiental y garantizar una vida digna para todos y todas.

“Ciudades versus multinacionales” demuestra que, en toda Europa, las ciudades y sus habitantes están tomando el timón del cambio social progresista y la justicia climática. Pero también ilustra los innumerables obstáculos que enfrentan al plantar cara a gigantes corporativos, desde el nivel nacional al de la UE. Las normas de la UE sobre contratación pública, por ejemplo, siguen siendo un obstáculo importante para los esfuerzos por impulsar el desarrollo económico local. Airbnb ha podido recurrir con éxito a los tribunales de la UE en su esfuerzo por evitar que las ciudades regulen efectivamente sus operaciones. Para empeorar las cosas, grandes grupos empresariales están presionando a la Comisión Europea para que imponga limitaciones aún más estrictas a las políticas municipales. El impacto de estos lobbies se visibiliza en el Plan de Acción para la Aplicación del Mercado Único, que la Comisión Europea presentó a principios de esta semana. El plan de acción incluye un nuevo impulso de la controvertida Directiva de notificaciones de servicios, una propuesta de ley que muchas ciudades europeas temen reduciría su derecho democrático a regular a los gigantes corporativos.

Contingut relacionat

Atles de l´anticooperació espanyola als països del Sud

uzero

Crèdits FAD: Evidències d’il·legitimitat

uzero

¿De quién son los gasoductos?

emma