Triángulo del litio: contaminación, colonialismo y excesos en la diagonal árida sudamericana | El Salto


El área fronteriza entre Bolivia, Chile y Argentina contiene la mayor reserva de litio del planeta. La explotación de los yacimientos ha provocado un desembarco de multinacionales extractivistas que está dejando un reguero de problemas sociales y medioambientales en la zona.

En 1972, las imágenes tomadas por un escáner multiespectral del satélite ERTS-1 permitieron al Servicio Geológico de EE UU explorar distintos puntos del planeta. Así fue como la región del llamado Triángulo del Litio, la mayor reserva de este mineral en el mundo, situada entre Bolivia, Chile y Argentina, apareció en el mapa de los grandes capitales norteamericanos.

Ernesto Picco relata en su libro Crónicas del Litio, el origen de la exploración de lo que se conoce como “oro blanco”, un recurso esencial para las baterías de los dispositivos electrónicos, y para la tan mentada transición energética —acelerada por la Guerra de Ucrania y el aumento de los precios de la energía—, que implica el reemplazo de combustibles fósiles como el petróleo o el gas natural por otras energías que permitan reducir los efectos de gases de efecto invernadero. Como contrapartida, la aceleración en la extracción de litio provoca daños ambientales y sociales cada vez mayores e irreversibles en aquellos lugares de donde se extrae y una ambición cada vez mayor por parte de empresas y gobiernos que lucran con su explotación.

Desde esas primeras imágenes satelitales hasta hoy ha llovido mucho, pero el interés en el litio siempre ha ido en aumento. Aunque EE UU y Europa encabzan el ránking en términos de consumo, China lo lidera en términos de producción. Bolivia cuenta con una gran reserva, aunque por el momento este país se encuentra por detrás de Chile y Argentina en niveles de producción, a pesar de que el actual gobierno busca asociarse con empresas extranjeras para industrializar el mineral. Si bien durante los gobiernos de Evo Morales se priorizó el control estatal de los recursos naturales, hoy por hoy se busca trabajar con empresas privadas extranjeras que utilizan métodos de extracción directa de litio.

En 2019, Evo Morales tuvo un intento de firmar contratos con firmas de Alemania (ACI Systems) y China (Xinjian Tbea), pero debió dar marcha atrás debido a las protestas que esto generó en Potosí, la región minera por excelencia, donde desde el Comité Cívico Potosinista, la organización que lidera las protestas de la región, se argumentó: “Nosotros somos los dueños de los minerales, pero nos quedamos con miserias y contaminación”. De hecho, el ahora ex presidente atribuye su derrocamiento a intereses extranjeros por controlar este mineral, ya que Bolivia cuenta con leyes que establecen que todo proceso de extracción e industrialización debe estar a cargo del Estado.

Muchos países de la región latinoamericana luchan por no depender de las materias primas —o commodities— pero las constantes crisis económicas los vuelven dependientes de sus recursos naturales. En diciembre en 2022, el gobierno argentino, en su carrera por formar parte de la cadena de valor agregado (y no solo proveer materia prima) anunció un proyecto de ley que promueve la economía del hidrógeno verde, con el que se busca maximizar el aporte de la industria local. El anuncio, que contempla beneficios impositivos para promover inversiones, se realizó en un encuentro en la Casa Rosada en el que participaron la secretaria de Asuntos Estratégicos, Mercedes Marcó del Pont, y  la viceministra de Relaciones Exteriores y Enviada Especial por la Política Climática Internacional de Alemania, Jennifer Morgan. Pocos días más tarde, el vicegobernador de Catamarca, Rubén Dusso, a cargo del Poder Ejecutivo, recibió en Casa de Gobierno a representantes de la empresa canadiense Avvenire Electric Vehicles Corp., dedicada al desarrollo de vehículos con electromovilidad, que busca convertirse en líder mundial en el mercado de vehículos eléctricos (EV).

[Seguir leyendo]

Autora: Cecilia Valdez
Imagen: ODG
Fecha: 09/01/2023
Enlace: https://www.elsaltodiario.com/extractivismo/triangulo-litio-contaminacion-colonialismo-excesos-diagonal-arida-sudamericana

Contenido relacionado

Infolibre / El lado oscuro de la «colaboración público-privada»

emma

Entrevista Alfons Pérez / La Marea / “El Pacto Verde Europeo es una huida hacia adelante que pinta de verde el capitalismo más convencional”

emma

Nuevos mega gaseoductos redundantes según las propias proyecciones de la UE

emma