Opinión | Climática | Cuatro motivos por los que la COP29 no debería celebrarse en Azerbaiyán


Artículo de opinión sobre la anunciada sede de la COP29 en Azerbaiyán. Por Alfons Pérez en Climática.

Ya se ha cerrado la COP28, la conferencia de los fósiles, y no precisamente porque hayan escrito su epitafio. Entre las múltiples valoraciones de los resultados de la COP no hay demasiadas referencias sobre qué representa pasarle el testigo de la organización de la cumbre a un país como Azerbaiyán. De ahí que el presente artículo quiera mostrar cuatro dimensiones, cuanto menos conflictivas, de celebrar la COP29 en Bakú (Azerbaiyán), y de por qué es importante denunciarlas desde ahora.

Combustibles fósiles

La controvertida presidencia de Sultan Al Jaber en la COP28 tendrá continuidad en otro país petrolero con un 50% de su PIB directamente relacionado con la venta de hidrocarburos. La historia de Azerbaiyán está fuertemente ligada al petróleo y el gas. De hecho, se considera que la primera extracción mecanizada de petróleo se realizó en 1847 en este país del Cáucaso y, de ahí, hasta nuestros días. A diferencia de Emiratos, que exporta principalmente al continente asiático, Azerbaiyán sí tiene una relación directa con la Unión Europea a través de dos grandes arterias en forma de ductos de exportación: el oleoducto Baku-Tbili (BTC) y el Corredor de Gas del Sur.

Estas dos megainfraestructuras están repletas de conflictos. El BTC, impulsado por la multinacional británica BP, tiene la capacidad de transportar 1,2 millones de barriles de petróleo diarios por sus más de 1.700 kilómetros. En su construcción, organizaciones kurdas denunciaron que el gobierno de Erdogan reprimía a la población kurda cercana al trazado del BTC con la excusa de proteger una infraestructura estratégica.

En cuanto al conjunto de gasoductos Corredor de Gas del Sur, éste conecta los pozos de extracción azerís de Shah Deniz con Italia, a través de más de 3.200km en una obra faraónica con costos elevadísimos de 40.000 millones de dólares. La población de la Puglia Italiana reaccionó contra el proyecto creando la campaña No TAP, una plataforma que tuvo repercusión nacional e internacional y que fue duramente reprimida.

Corrupción

Azerbaiyán se caracteriza por un gobierno autoritario, corrupto y cleptómano. Tras la caída de la URSS, el país ha tenido dos presidentes: Heydar Aliyev, exagente del KGB, y su hijo, actualmente en el cargo, Ilham Aliyev. En los más de 30 años de gobierno, la familia Aliyev ha amasado una gran fortuna a través de empresas offshore que les han permitido comprar propiedades en Londres por más de 600 millones de euros y 17 villas de lujo y el hotel Sofitel en Palm Jumeirah Island justamente en Dubái.

En 2012, Ilham Aliyev fue considerado «corrupto de año» por el Proyecto de información sobre delincuencia organizada y corrupción porque no parece que su sueldo de presidente, que no llega a los 100.000 euros, le permitiera tener semejante riqueza.

Pero la corrupción también tiene sus tentáculos internacionales. El caso de la diplomacia del caviar destapó un escándalo mayúsculo qué implicó a Luca Volonté, miembro del Consejo de Europa. Volonté recibió 2,39 millones de euros para que rebajara las reiteradas denuncias de violación de derechos humanos del régimen azerí en el Consejo.

Represión

La obsesión de los Aliyev por el control interno y por su imagen internacional se ha traducido en la persecución sistemática de la disidencia política. En Azerbaiyán, los presos políticos se cuentan por decenas y van desde periodistas y blogueros hasta miembros de la oposición, movimientos sociales y activistas religiosos. Nombres como los de Leyla Yunus, Intigam Aliyev, Anar Mammadli, Kadhija Ismaliyova y Rasul Jafarov formaron parte de una campaña internacional de denuncia, en el marco de los European Games de 2015, por sus injustos encarcelamientos y largas condenas.

En el pasado mes de noviembre, Sevinj Vagifgyzy, editor jefe de Abzas Media, y Ulvi Hasanli, director del mismo medio, fueron arrestados con cargos de «contrabando de moneda extranjera» después de publicar una serie de informes sobre la riqueza de funcionarios gubernamentales de alto rango y sobre la familia del presidente Ilham Aliyev.

Compra de armas en pleno conflicto

Israel ha ayudado a impulsar la campaña de Azerbaiyán en Nagorno-Karabaj contra Armenia, suministrándole armas antes de su incursión. La información de un rastreador de vuelos muestra numerosas visitas al aeropuerto de Ovda, en el sur de Israel, por parte de aviones azerbaiyanos justo antes de la operación militar.

Por otro lado, la empresa nacional azerí de hidrocarburos SOCAR, junto a BP, Eni y otras corporaciones ha sido una de las elegidas por el Estado de Israel para explorar gas fósil en el norte de su costa. El ministro de Energía israelí, Israel Kartz, cerró el domingo 29 de octubre la concesión de 12 licencias en plena ofensiva militar contra la Franja de Gaza en lo que definió como un acuerdo sin precedentes.

A diez meses de la COP29

La COP29 tendrá lugar en menos de 11 meses, presumiblemente del 11 al 24 de noviembre de 2024. Por ello, denunciar esta realidad desde ya da cierto margen para que las COP no vuelvan a ser un espacio de lavado de imagen para los países que las acogen, como ha sucedido con las de Egipto (COP27) y Emiratos Árabes Unidos (COP28). Sin olvidar que nuestra mirada occidental puede llevarnos a ver solo pajas en ojo ajeno –nunca se dijo que los encuentros en Bonn eran las “reuniones del lignito”, ni que la COP21 en Paris era la “COP nuclear”- fijar la mirada en los desmanes de la familia Aliyev es apuntar a un hub que representa perfectamente los intereses internacionales de la industria fósil y su capacidad de cooptación, corrupción y represión.

Enlace: https://www.climatica.lamarea.com/cuatro-motivos-cop29-no-en-azerbaiyan/
Fecha: 14/12/2023

 

Contenido relacionado

Opinión / El Salto: «Sánchez pinta de verde y morado una recuperación continuista»

MartaPerez

Entrevista Alfons Pérez / La Marea / “El Pacto Verde Europeo es una huida hacia adelante que pinta de verde el capitalismo más convencional”

emma

Sostenible / Blanca Bayas / Un sistema que ens porta a la precarietat

emma