europa-gas-russia

Opinión | Climática | «Europa, Rusia y el gas: políticas que han alimentado al monstruo»


Alfons Pérez, del Observatori del Deute en la Globalització (ODG) analiza la política energética europea y señala cuatro elementos claves: la gran dependencia fósil y del exterior, Nord Stream 2, el imperialismo y el mercado.

Ucrania no solo es territorio de tránsito

Las exportaciones de gas ruso a Europa no empezaron hasta bien entrada la década de los setenta del siglo pasado con la construcción de grandes gasoductos como el Brotherhood (puesta en marcha en 1983) y Yamal-Europa (1997). Precisamente el Brotherhood, el Soyuz y un ramal del Yamal-Europa cruzan Ucrania para alimentar, principalmente, los países del este de Europa. Sin duda, esto confiere a Ucrania un valor estratégico y unos ingresos en forma de peajes por ser territorio de tránsito. Lo que quizás es menos conocido es que el subsuelo ucraniano también es rico en hidrocarburos. Así, la cuenca Dnipro-Donetsk acumula reservas de gas y petróleo. De hecho, la invasión rusa de 2014 en el Donbás y Crimea afectó sensiblemente a Kiev porque no puede extraer esas reservas terrestres y marinas.

Además Ucrania es la séptima potencia mundial nuclear con 15 reactores y más de 13GW de potencia. La zona de la central de Chernóbil, ahora bajo control ruso, se utiliza como depósito de residuos nucleares.

Seguridad energética y Unión de la Energía: estrategias contra la hegemonía energética rusa

En 2014 se publicó la estrategia de seguridad energética de la Unión Europea, donde se apuntaba a sus grandes vulnerabilidades por las dependencias del exterior. La estrategia también era una respuesta a las disputas de 2006 y 2009 entre Rusia y Ucrania que provocaron una interrupción del suministro y un auténtico pánico en los países del este de la UE. Poco después, en 2015, la Comisión Europea presentó una nueva estrategia bajo un nombre de apariencia menos defensivo y más afable: Unión de la Energía, una propuesta para que la UE creara un mercado único, hablara con una sola voz y por fin se pusiera manos a la obra para reducir la dependencia energética del exterior y frenar el poder del Kremlin en Europa.

En ese momento, la narrativa en Bruselas alrededor del gas dio un salto cualitativo convirtiéndose en imprescindible para la transición energética. Cabe decir que en esos momentos, el Comisionado de Energía europeo era nuestro Dick Cheney nacional: Arias Cañete.

Sea como fuere, la Unión de la Energía construyó y alimentó el relato del gas como combustible de transición. Aunque de facto la centralidad del gas le confería un mayor poder a la Rusia de Putin, el esfuerzo político, diplomático, económico, financiero y territorial estaba dirigido a diversificar los proveedores. Cabe decir que la Federación Rusa fue durante dos décadas (1990-2010) el mayor proveedor de petróleo, carbón y gas de la Unión Europea. 

[Leer más]

Autor: Alfons Pérez
Publicado: 28 de febrero de 2022
Imagen: REUTERS/Hannibal Hanschke
Enllaç: https://www.climatica.lamarea.com/europa-rusia-gas-politicas-monstruo/

 

Contenido relacionado

Nicola Scherer / El Salto / Más deuda no es la solución

emma

El Salto | El mito de los coches eléctricos en la transición verde

MartaPerez

Infolibre / Ocho propuestas para que el dinero europeo se invierta en «neutralizar el lobby de las grandes empresas»

MartaPerez