El Salto | El rastro del hidrógeno, visibilizando los impactos en el territorio


Si los planes del hidrógeno de la Unión Europea siguen adelante, representarán la enésima apropiación neocolonial y patriarcal de recursos.

El futuro siempre es una incógnita. Y más en estos tiempos de turbocapitalismo en los que la realidad se transforma demasiado rápido y la urgencia de la crisis climática apremia. Las noticias de nuevos proyectos de producción de hidrógeno verde, de las infraestructuras de transporte, de los acuerdos de suministro entre la UE y otros países, se suceden incesantemente. Sin embargo, hablar del hidrógeno verde (en adelante hidrógeno) en profundidad es complejo, tanto desde lo macro y como desde lo micro, porque no hay una respuesta simple.

En esta investigación “El Rastro del Hidrógeno” del Observatori del Deute en la Globalització (ODG), en colaboración de Ecologistas en Acción, hemos querido tomarnos el tiempo para analizar, pensar y debatir, para arrojar un poco de luz en este tema desde una mirada ecofeminista. Y sobre todo, para visibilizar los impactos invisibles de lo que todavía no existe. A día de hoy no se conocen los impactos reales que puede llegar a tener el desarrollo de la “economía del hidrógeno”, ya que la mayoría de los proyectos se encuentran todavía en fase de estudio de viabilidad. Sin embargo, podemos intuir lo que puede significar un desarrollo del hidrógeno que pretenda sustituir en un modelo 1 a 1 los usos de los combustibles fósiles. En este caso, el marco lógico del sistema socioeconómico capitalista, neocolonial, patriarcal y extractivista se mantiene y, por tanto, sus herramientas, tendencias e impactos pueden ser similares a los ocurridos en el pasado y en otros sectores.

Hemos querido encontrar ese “rastro” que va a dejar el hidrógeno, visitando territorios y zonas de sacrificio, entrevistando y recogiendo la voz de colectivos que están teniendo una mirada crítica con el modelo de implantación. En definitiva, aquellos que ya trabajan en el cuidado y defensa del territorio, y están viendo cómo el hidrógeno añade otra capa de complejidad a su realidad local.

[LEE EL ARTÍCULO COMPLETO]

Autoría: Marina Gros (Ecologistas en Acción), Josep Nualart (ODG) y Marta Pérez (ODG)
Imagen: Cedida ODG-ACN
Fecha: 26/04/2024

 

Contenido relacionado

Blanca Bayas/ El Salto / Quitar los servicios de cuidados de las manos corporativas

emma

Opinión | Climática | «Europa, Rusia y el gas: políticas que han alimentado al monstruo»

MartaPerez

El Periódico | Nace una plataforma contra la «opacidad» en los fondos europeos: «No pueden quedar en manos de grandes empresas»

MartaPerez