ODG

Llega a Barcelona un barco con gas de fracking argentino y con un gran impacto climático


En los próximos días llegará el primer barco metanero con gas natural licuado (GNL) de fracking extraído en el yacimiento de Vaca Muerta, en la provincia de Neuquén, Argentina. No es la primera vez que el puerto de Barcelona recibe gas de fracking, ya que, en noviembre de 2018 llegó el primer barco desde los Estados Unidos. Es sumamente preocupante que se normalice este tipo de importación porque el gas de fracking tiene un enorme impacto ambiental y climático y entra en contradicción con el supuesto esfuerzo institucional de la Cumbre catalana por el Clima de la Generalitat y la Declaración de Emergencia Climática del ayuntamiento de Barcelona.

De hecho, aún es necesario visibilizar el impacto que el llamado gas natural tiene en el clima. Las grandes corporaciones de hidrocarburos y las instituciones internacionales como la Comisión Europea lo promueven como el “amigo climático” por ser el combustible fósil que menos emite en la combustión. Aunque olvidan, deliberadamente, que el gas natural es principalmente metano, un gas de efecto invernadero 86 veces más potente que el CO2 en los 20 primeros años en la atmósfera, y las fugas de metano desde la extracción a la combustión tienen un gran impacto climático.

En el caso del gas de fracking, las fugas son notablemente más altas que las del gas convencional y, por ejemplo, el gas procedente de Vaca Muerta tiene unas emisiones asociadas al llegar a puerto de entre 200.000 a 350.000 toneladas de CO2eq, o lo que es lo mismo, las emisiones de entre 36.000 y 57.000 habitantes de Catalunya en un año1.

Al impacto climático hay que sumarle el impacto sobre la población en los territorios de extracción. En las últimas décadas en la provincia de Neuquén se ha impuesto el modelo extractivista, profundizado en el período de gobierno de Macri y dinamizado por los tratados de libre comercio. El extractivismo de petróleo y gas ha provocado que los pueblos mapuches sufran la maldición de la abundancia: viven en territorios ricos en recursos que los empobrecen2. Numerosas plataformas antifracking vienen denunciando los riesgos de esta energía extrema sobre la salud y el medio ambiente: contaminación del agua y acuíferos, empeoramiento de la calidad del aire y el aumento del riesgo de seísmos son algunos de ellos. De aquí que la ley de Cambio Climático catalana contiene un artículo que prohíbe utilizar esta técnica en todo el mar Mediterráneo, aunque el Tribunal Constitucional la anuló porque es competencia del Gobierno central. Los gobiernos de Castilla y León y Cantabria se han encontrado en la misma situación.

En conclusión, exigimos a las instituciones que anuncien declaraciones de emergencia climática que estas contengan medidas para la prohibición del fracking, tanto de extracción doméstica como de importación. No podemos aceptar la externalización de los impactos de esta técnica extrema a otros lugares del mundo ni tampoco su gran contribución a las emisiones de gases de efecto invernadero.

Descargar el comunicado (pdf)

Con el apoyo de:

  • Ecologistes en Acció
  • Entrepobles
  • Climacció
  • Observatorio Petrolero Sur
  • Fridays for Future Barcelona
  • Rebel·lió o Extinció
  • Moviment per la Justícia Climàtica
  • 350BCN
  • Families for Future Barcelona
  • Observatori del Deute en la Globalització

1“Es el gas natural un amigo climático?”: https://odg.cat/es/publicacion/gas-natural-clima/

2La Izquierda diario: http://www.laizquierdadiario.com/Vaca-Muerta-extractivismo-desigualdad-social-y-politica-energetica

Contenido relacionado

El proyecto de los Estados Unidos de Europa en la crisis de la Eurozona.

uzero

10 años de crisis estafa

uzero

El ODG en la COP-21 en Paris

alfons