Nissan

Público | La negociación para la reindustrialización de Nissan pone de manifiesto los abusos de las multinacionales con las ayudas públicas


Las estrategias negociadoras de las compañías que optan a la planta de Zona Franca de Barcelona muestran la escasa capacidad de los gobiernos para condicionar las decisiones empresariales. Entidades como el Observatori del Deute en la Globalització piden contratos transparentes e inversiones respetuosas con el clima y los derechos sociales.

El cierre el pasado jueves de una de las líneas de producción, unida a la que tendrá lugar el próximo 15 de diciembre, pone el triste punto final a la presencia de la multinacional japonesa Nissan en Barcelona. Cuando todavía no se ha aclarado el futuro de los trabajadores, pendientes de la asignación de un nuevo proyecto industrial, la decisión reabre el debate sobre el papel de las administraciones a la hora de conceder ayudas públicas a las grandes empresas y la responsabilidad de éstas en el momento de anunciar el abandono del centro de producción. En el caso de Nissan, que a finales de año deja Catalunya, en 15 años ha recibido 25 millones de euros en subvenciones, según los datos aportados por la Generalitat.

Lejos de desaparecer, la problemática se ha reproducido con las negociaciones por el futuro de la planta donde ahora se ubica la firma nipona. La compañía china Great Wall Motors (GWM) pide una mayor inversión pública, sin acabar de determinar si mantendría los puestos de trabajo, para garantizar que se quedará con los activos de Nissan. En mayo de 2020, pocos días después del anuncio de Nissan de que abandonaba su negocio en Catalunya, el presidente de la Generalitat, Pere Aragonès [en ese momento vicepresident del Govern y conseller de Economía] aludió a la necesidad de abandonar el concepto subvención y apostar por la entrada del Govern en el capital de las multinacionales con el objetivo de aumentar la capacidad de incidencia sobre las decisiones en la producción. «Ya que hacemos aportaciones públicas, debemos mirar que sean más vinculantes», añadió.

Estas reflexiones de Aragonès, que de momento se han quedado en una declaración de intenciones, serían perfectamente aplicables y vigentes en el contexto actual, marcado por el período de negociaciones para impulsar la reindustrialización en los terrenos que ahora ocupa Nissan. En la última reunión de la mesa de reindustrialización, la firma china GWM cuestionó la capacidad productiva de las instalaciones y el estado de los activos, puesto que supuestamente se plantea producir un 50% más de lo que anunció inicialmente (150.000 vehículos). A consecuencia de ello, pidió «un aumento de la inversión para actualizar la planta y más incentivos de las administraciones».

Nueva oferta: Más ayudas y menos salarios

El Ministerio de Industria y el Departament d’Empresa de la Generalitat enviaron la última oferta a GWM el pasado 1 de diciembre, marcándose como fecha límite para recibir una respuesta el día 17. La última propuesta incluía más ayudas públicas, con una rebaja del precio de la fábrica y sus activos, y una posible rebaja de las condiciones salariales de la plantilla, y un acuerdo con el comité de empresa para sentarse a renegociar el acuerdo laboral con Nissan. Incluso, el Consorci de la Zona Franca de Barcelona (CZFB), propietaria de los terrenos, aceptó descender el alquiler de las instalaciones, mientras que las administraciones accedieron a subir los 100 millones de incentivos a GWM. Asimismo, la dirección de Nissan aceptó rebajar el importe del traspaso de las fábricas.

En este contexto de actuación, han aparecido las críticas de entidades sociales como el Observatori del Deute en la Globalització (ODG), quien cuestiona las políticas que otorgan dinero público a proyectos que no deberían ser prioritarios por la emergencia climática y la crisis social. La investigadora del ODG, Blanca Bayas, rechaza las ayudas públicas a determinadas multinacionales porque «no suponen una buena medida para potenciar la economía del territorio».

Bayas alerta de que el dilema, analizado desde el punto de vista de la llegada o no de la firma china GWM, no es «si nos quedaremos sin puestos de trabajo, sino la necesidad de invertir en sectores como el de los cuidados, la transición energética, la salud, la educación. Debemos fomentar la economía productiva y reproductiva, apostando por la dimensión público-comunitaria, dejando de lado las colaboraciones público-privadas».

[Seguir leyendo]

Autor: David Rodriguez
Publicado: 13 de diciembre de 2021
Imagen: Aina Martí (ACN)
Enlace: https://www.publico.es/public/negociacio-per-reindustrialitzacio-nissan-posa-manifest-els-abusos-les-multinacionals-amb-els-ajuts-publics.html?utm_medium=Public&utm_source=Twitter#Echobox=1639337183

Contenido relacionado

Catalunya Plural | Crisis de la luz: ¿quién paga qué y quién se beneficia y por qué?

MartaPerez

Alfons Pérez / eldiario.es / Las personas refugiadas frente a la seguridad energética europea

emma

Nicola Scherer / El Salto / La siguiente crisis llama a la puerta mientras el Congreso debate sobre la anterior

emma