ODG

Financiarización

emma

La financiarización es un proceso y una fase actual de la economía capitalista en la que las finanzas se han vuelto extraordinariamente poderosas, penetrando las vidas cotidianas de las personas y las decisiones políticas internacionales, nacionales, regionales y locales.

Se basa en la especulación de diferentes productos financieros no ligados a la economía real, que se compran y venden, generando plusvalías de origen “ficticio” por no estar relacionadas al valor de un bien material sino a su valor futurible.

La globalización, entendida como la expansión del capitalismo en el mundo, ha promovido la expansión del paradigma neoliberal de la liberalización de las finanzas, reduciendo así barreras, eliminando regulaciones y mecanismos de control. A través de decisiones políticas, que en gran medida han sido influenciadas por lobbies financieros, se han creado una cartera inmensa de mecanismos que permiten extraer el máximo de beneficios de la economía productiva y reproductiva.

El (pre)dominio de las finanzas se ve reflejado en muchos ámbitos de la vida cotidiana. Experimentamos una financiarización de la energía, de las infraestructuras, la vivienda, la educación, la sanidad, la alimentación, las políticas de ayuda al desarrollo o del clima. En lugar de financiar proyectos en estos ámbitos -para promover la economía y el desarrollo social-, hoy en día la lógica predominante es maximizar los beneficios a través del endeudamiento, sin tener en cuenta los valores de los bienes y servicios comunes. Todo es mercantilizable y todo se vuelve un producto financiero, un asset class.